Pastelitos de Mango y Maracuyá – Vídeo-Receta

¡Hola! Pues ya estamos aquí una semana más y hoy vengo con una nueva receta sin horno: Pastelitos de Mango y Maracuyá.

Pastelitos de Mango y Maracuyá

La mejor época de consumo de mango ocurre entre agosto y noviembre, que es cuando se produce su recolección. Es una fruta rica en fibra, minerales y vitaminas A, C y ácido fólico.

El mango es una fruta muy nutritiva y hay que aprovechar para comerla cuando está de temporada, como pasa con todas las frutas y verduras.

Pastelitos de Mango y Maracuyá

Teniendo en cuenta que se caracteriza por ser bastante dulzona, los Pastelitos de Mango y Maracuyá que os traigo hoy no lo son para nada. Tienen el punto justo de azúcar y uno no se cansa de comerlos, tan fresquitos y ricos.

Para la base he usado bizcochos de soletilla, aprovechando el sobrante de la Receta de la semana pasada. También se pueden usar galletas hojaldradas o de mantequilla.

Como he dicho al principio, estos Pastelitos de Mango y Maracuyá no requieren de horneado y sólo necesitan unas 2 horas de refrigeración, así que se pueden preparar para consumirlos en el mismo día.

Para prepararlos he usado un molde cuadrado desmoldable de 17 cm y luego los he cortado en porciones individuales para servirlos como pastelitos en una bandeja. Aunque también se pueden preparar en formato tarta usando un molde rectangular o redondo y cortarla en porciones llegado el momento.

¡Vamos a ver la Receta!😊

 

Receta de Pastelitos de Mango y Maracuyá

Ingredientes (molde cuadrado de 17cm):

Para la base:
175 gr de Bizcochos de Soletilla
125 gr de Mantequilla derretida

Para el relleno:
1 Mango
200 ml de Nata para montar
120 gr de Azúcar
6 láminas de Gelatina
30 ml de Zumo de Maracuyá
1 cucharada de Chocolate blanco en polvo (opcional)
100 gr de Queso fresco batido
1 cucharadita de Azúcar Vainillado

Preparación de los Pastelitos de Mango y Maracuyá

Base

  1. En primer lugar, trituraremos los bizcochos de soletilla usando una picadora o bien a mano con un rodillo de cocina.
  2. Añadimos la mantequilla derretida y mezclamos con una cuchara.
  3. Vertemos la mezcla en el molde y repartimos usando la cuchara para extenderla y alisarla.
  4. Reservamos en la nevera.

Relleno

  1. A continuación, prepararemos la crema de mango. Para ello, añadimos en primer lugar la gelatina en el zumo de maracuyá. Dejamos reposar unos 3 minutos.
  2. Pasado este tiempo nos lo llevamos al microondas unos 10 segundos a máxima potencia. Removemos con una cuchara hasta que se disuelva por completo y reservamos.
  3. Trituramos el mango usando una batidora o picadora. batimos hasta que no queden trozos.
  4. En un bol, agregamos el queso fresco batido y el triturado de mango. Mezclamos.
  5. Añadimos la gelatina disuelta en el zumo de maracuyá y volvemos a mezclar.
  6. En un cuenco aparte, montamos la nata muy fría. Usaremos unas varillas eléctricas. Batimos unos segundos y añadimos el azúcar. Seguiremos hasta obtener una crema densa y consistente.
  7. Echamos la nata montada sobre la crema de mango y mezclamos con una espátula usando movimientos envolventes.
  8. Vertemos la crema de mango sobre en el molde y nos lo llevamos a la nevera.
  9. Refrigeramos durante al menos 2 horas.
  10. Pasado este tiempo servimos. Para ello pasamos una espátula humedecida por los laterales del molde y lo desmoldamos.
  11. Cortamos el pastel en porciones y decoramos con unas láminas de mango.

Pastelitos de Mango y Maracuyá

¿El resultado? Probadlo y veréis. Están buenísimos estos Pastelitos de Mango y Maracuyá. Y si no os gusta el mango, podéis prepararlos de frambuesa, fresa, pera, manzana, plátano, etc. ¡Al gusto!🤤

Pastelitos de Mango y Maracuyá

Como decoración extra si queréis algo más elaborado podéis usar nata montada, chocolate blanco derretido, caramelo, dulce de leche, compota de maracuyá o mango, etc.

Por cierto, en la receta nombro un producto que no es muy común: el chocolate blanco en polvo.

Se suele usar en tartas de cualquier tipo, cheesecakes, cremas, galletas y para prepararlo a la taza. Es muy versátil y ofrece un intenso sabor.

Es un producto difícil de localizar en supermercados comunes, normalmente se vende en tiendas especializadas. Lo mejor es comprarlo online en caso de querer darse el capricho, aunque es un producto totalmente prescindible y se puede sustituir por chocolate blanco normal.

Si te perdiste la Receta de la semana pasada, te dejo el enlace al espectacular Tiramisú  de Frambuesas.

Si os interesa podéis seguirme en las siguientes rrss:

  • Facebook
  • Custom 3
  • Twitter
  • Instagram
  • BlogLovin
  • Pinterest

Y si no quieres perderte ninguna novedad, apúntate a la Newsletter:

Gracias por leerme y ¡Hasta el próximo día!

Sandra 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *